Briouates

Si tiene la ocasión de viajar a la región de Fez, seguramente se le presentará la oportunidad de saborear las famosas briouates. Según la ocasión y la familia, estos pastelitos fritos se presentan como entrante o como postre. El relleno que los compone varía según la inspiración del momento o la oferta del mercado. Hay quien los confecciona con pollo, espinacas o gambas. También hay quien los prefiere de almedra, de miel…

Así pues, la preparación del relleno deja vía libre a la imaginación. Por su parte, nuestro chef ha optado por ofrecerlo con un queso de cabra fresco típico marroquí, un papel destacado. Utilizado con frecuencia en pastelería, este queso preparado exclusivamente con leche de cabra y que contiene menos de 45% de materia grasa, tiene un sabor suave y algo ácido. En su defecto, se puede utilizar ricotta, de un sabor mucho más neutro. También encontraréis en nuestra carta briouates de verdura.

En Marruecos, las hojas de brick – las hojas que envuelven el relleno y dan forma al briouate – forman parte integrante del patrimonio culinario. Se elaboran con harina, agua y sal, y antiguamente se preparaban en el seno de la familia. Confeccionarla requería una gran experiencia y mucha precisión.